Blog

rss

Nuestros Blogs


opr2.jpg

La Importancia de un OPR

Aunque un proyecto de data center (ya sea nuevo o una remodelación importante) empieza con el pre-diseño o anteproyecto, deberíamos de considerar tomar el tiempo primero para definir cómo se pretende usar y operar el nuevo centro de cómputo. Un proyecto de este tipo puede ser visto así:

Sin embargo, si seguimos estos pasos de forma lineal, los resultados podrían generar problemas, e incluso conflictos. Por ejemplo: El control de acceso a los varios espacios de un data center tiene un dispositivo (biométrico) para entrar y salir de los espacios, pero la operación no contempla registrar a los visitantes y contratistas. Además, si no hay personal asignado para quedarse con los visitantes y contratistas mientras que realizan su tarea, ellos quedarán atrapados en los espacios. Para evitar esta contingencia, los contratistas harán lo que puedan para poder salir, incluso mantener la puerta abierta con lo que sea. Esta condición ya no es un asunto de seguridad, sino también de enfriamiento, de posible contaminación, y peor aún, si las actividades causan una descarga de un agente limpio, este podría no llegar a su concentración requerida para funcionar correctamente. En suma, en lugar de tener alta seguridad en su data center, el cliente tiene baja seguridad y alto riesgo.

El ejemplo anterior (que es bastante común, especialmente en pequeñas instalaciones donde no hay personal adecuado para acompañar a, y quedarse con, los visitantes) ilustra como la operación de un data center debería dictar su diseño y construcción.

También hemos visto muchos data centers que no tienen todos los espacios que requieren para su operación: Por ejemplo, cajas de cartón en la sala de cómputo por falta de una bodega para desempacar, armar y programar equipos críticos, racks, etc. La ruta desde el andén, a través de la bodega, y hasta la sala de cómputo debería ser analizada para asegurar que equipos grandes puedan llegar a su lugar final. Este incluye dimensionar los pasillos y las puertas por consiguiente. Este “ensayo” de procesos divulgará cuales espacios serán necesarios y la relación entre ellos.

Para evitar estos conflictos entre el diseño/construcción y la operación, se debería preparar un documento que esboza con claridad la visión del propietario para el proyecto. ASHRAE (Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado) ha desarrollado el concepto del OPR (Owner’s Project Requirements o Requisitos del Propietario para el Proyecto) que es parte del Commissioning.

El Proceso de Commissioning (Commissioning Process) o comisionamiento, es un proceso orientado a la calidad para obtener, verificar y documentar que el desempeño de las instalaciones, sistemas y montajes cumplen los criterios y objetivos del diseño. La Guía 0 de ASHRAE (El Proceso de Commissioning) explica el OPR así:

“El Proceso de Commissioning incluye trabajos específicos que deben realizarse durante cada etapa para verificar que el diseño, construcción y entrenamiento cumplan con los Requisitos del Propietario para el Proyecto … Se enfatiza la documentación de los Requisitos del Propietario para el Proyecto desde el inicio del proyecto y la transferencia adecuada de esta información de un participante a otro...”

En otras palabras: El OPR sirve como una guía a través del (pre)diseño, construcción, puesta en marcha/ocupación y operación/mantenimiento para asegurar que no hay diferentes interpretaciones entre los involucrados (el propietario, el diseñador, los contratistas, el departamento de O&M, etc.). ASHRAE llama el OPR el corazón y alma del Proceso de Commissioning…

El tiempo invertido en la preparación de un OPR es insignificante en la vida de un data center, pero puede evitar gastos no necesarios a largo plazo. Además, el tiempo para el diseño es menor porque el equipo de diseño ya tiene una buena idea de que están diseñando, usando el OPR como guía. El primer año de operación de un data center frecuentemente requiere de “ajustes” a la infraestructura para funcionar como el cliente lo “necesita”. Estos gastos son típicamente el resultado de no tener un OPR.

Algunas discrepancias no se pueden corregir después (como falta de espacios) y hemos observado ejemplos reales también en la operación:

  • El data center de una institución bancaria, cuya propósito original fue como DRP para su data center principal; diseñado y construido para ser apagado cada seis meses para mantenimiento (Tier II). Sin embargo, por tener espacio y capacidad sobrante, empezaron a rentar espacio y servicios a otras empresas, convirtiéndose en un colocation. Para los clientes este data center nunca puede ser apagado, pero así no fue concebido, diseñado o construido. 
  • El data center de un carrier fue diseñado y construido como un Tier II y requiere ser apagado frecuentemente para mantenimiento. Los clientes del carrier pidieron espacio para sus equipos críticos y poco a poco el data center se convirtió en un colocation. Como el ejemplo anterior, este data center tiene que proporcionar un nivel de disponibilidad mucho más allá de su capacidad y ninguno de los dos recibe mantenimiento a equipos que lo requieren.

Un OPR hubiera aclarado que las características de los data centers mencionados no son congruentes con el hosteo, que típicamente requiere de Tier III cómo mínimo (no tienen que ser apagados para mantenimiento). Esto no quiere decir que un OPR no puede ser modificado; al contrario, los cambios durante el diseño, construcción y ocupación son casi inevitables (y hasta deseados). Pero los cambios tienen que extenderse a todos los ámbitos para asegurar que son congruentes a lo largo del proyecto.

¿Por qué entonces hay poco uso del OPR si genera tantos beneficios? Pues en primer instancia no hemos adoptado el Commissioning para todos los proyectos en nuestra industria, por lo cual no hay un Agente de Commissioning (CxA) participando. Así que el CxA es responsable (con el cliente) de generar el OPR, no hay nadie para hacerlo. En otros casos, cuando sí emplean el Commissioning (pero este es contratado después del diseño), se prepara un “retro” OPR cuando el proyecto ya está en un estado avanzado. Aunque tarde es mejor que nunca, el mejor tiempo para preparar el OPR es desde el inicio. Así el diseño, y después la construcción, pueden ser comparados con el OPR para asegurar su cumplimiento con las expectativas del propietario.

Proyectos que requieren de un OPR:

  • Cualquier proyecto con Commissioning
  • Certificación de Tier del Uptime Institute
  • Certificación LEED

De hecho, nosotros creemos que cualquier data center tiene la importancia que merece, y exige como mínimo, un documento que forma la base para su diseño, construcción y más que nada, su operación. Por tal motivo, aunque no somos un Agente de Commissioning, ayudamos a nuestros clientes a preparar un OPR.

Así estamos asegurados que el proyecto empieza con la operación entendida y contemplada. Al final, es la operación la que determina el éxito de un data center a largo plazo.

 

Conclusiones ¿Qué debería incluir un OPR?

La Guía 0 de ASHRAE recomienda que este documento incluya:

Introducción—Una perspectiva general del proyecto y las razones por las cuales se emprende el proyecto. Se incorpora una descripción de los procesos del propietario (Proceso de Commissioning) en esta sección.

Requisitos Claves del Propietario para el Proyecto —Incluye un listado de los Requisitos Clave del Propietario para el Proyecto que el propietario (o Equipo de Commissioning) consideran críticos para el éxito del proyecto, sobre los cuales se enfocará el Proceso de Commissioning.

Descripción General del Proyecto—Se incluyen en esta sección el tamaño y alcance del proyecto.

Objetivos—Se detallan los objetivos para lograr este proyecto en esta sección.

Usos Funcionales—Se detallan los usos funcionales esperados (espacios) para la instalación. Incluir una descripción corta de cada uso funcional, para proveer el contexto dentro del cual es detallado.

Requisitos de Ocupación—Incluye el número de ocupantes (usuarios y visitantes), el horario de la ocupación, incluyendo todas las condiciones especiales.

Consideraciones y Limitaciones del Presupuesto —Las restricciones presupuestarias esperadas y consideraciones están contenidas en esta sección.

Criterios de Desempeño—Los criterios de desempeño por los que el Equipo de Commissioning evaluará el proyecto, se incluyen en esta sección. Cada criterio de desempeño debe ser medible y verificable. Incluye tantas subsecciones como sea apropiado para organizar y explicar los criterios: Generales, Económicos, Requisitos de los Usuarios, Procesos de Construcción, Operaciones, Sistemas y Montajes.

Historia de las Versiones de los Requisitos del Propietario para el Proyecto —Incluye un resumen de los cambios hechos durante las Fases de Pre-diseño, Diseño, Construcción, Ocupación y Operaciones. Esta información es crítica para comprender y documentar los compromisos hechos a lo largo del tiempo y el impacto resultante sobre el proyecto.

La Guía 0 de ASHRAE no está dirigida a centros de cómputo, por lo cual podemos agregar:

Nivel de Redundancia—Asegurar que, desde el principio, todos los sistemas cumplen con el nivel de redundancia requerido (p. ej. Tier II).

Vida Útil del Data Center —La inversión en un data center es mayor y para poder analizar su impacto, la vida útil tiene que ser especificado.

Como hemos visto el OPR es un proceso indispensable para asegurar la calidad el en proceso de diseño y construcción de un centro de datos y está íntimamente asociado a la labor de Comissioning o comisionamiento de un proyecto de Centro de Datos.

Mostrando 0 Comentario